Ruta 80. Séptima Temporada, 2016/17: “Bezanes – Brañagallones” – 01/04/17

BrañaGallones- (226)

Hola Babelianos y Babelianas:

Pues una vez más vamos allá con la narración de lo que dio de sí la Ruta de ayer y que lleva por nombe “desde Bezanes hasta Brañagallones y vuelta pa’ bajo otra vez” XD

El sábado de marras empezó, como no pudo ser de otra forma, con el estridente sonido del despertador, ¡pero es lo que hay!. Ya sabemos que no apetece madrugar nunca, y menos un sábado, pero por otro parte también sabemos que ¡a quién madruga dios le ayuda! Me dio tiempo a desayunar tranquilamente, acabar de preparar los bártulos y luego a subir la consabida cuesta hacia la Escuela. Poco antes de llegar a la Escuela me crucé con Amador el cual me subió en coche evitando así un pequeño tramo de cuesta (¡qué siempre se agradecer y además le ha servido para aparecer en esta pseudoCrónica!). XD

Cuando llegué a la Escuela eran algo así como las nueve menos diez así que todavía no había casi gente. Esta vez volvió a acompañarnos nuestro autobusero Juan Carlos el cual “pilotaba” un Bus diferente. Comentar que esta vez hubo bastante gente que no nos pudo acompañar así que la Lista en esta ocasión fue más reducida de lo habitual, alcanzando un mínimo histórico que hace tiempo no conocíamos: 34 personas. Así que lo del Bus “diferente” viene a colación de que al ser menos gente avisamos para que nos mandaran un Bus más pequeño (de 37 Plazas concretamente) La verdad es que se nos hacía pelín raro ver ese Bus más pequeño A modo de curiosidad decir que el maletero para meter las Mochilas y demás lo llevaba en la parte de atrás, siendo también bastante más pequeño que el de nuestro Bus habitual.

Después de esperar los 10-15 minutos de cortesía y una vez llegado todo el mundo subimos al Bus y arrancamos por fin la jornada. Por cierto: a esas horas en Oviedo los presagios en cuanto al tiempo/climatología invitaban al optimismo: hacía una muy buena temperatura.

Otra curiosidad en este viaje fue que la representación del pueblo chino fue doble: nos acompañó un amigo de Jim, cuyo nombre español es “Federico” (aka “Chencho”)

Nuestro autobusero Juan Carlos se ve que nos echaba mucho de menos, ya que llevaba varias Rutas sin acompañarnos y se le veía con energías renovadas. Esta vez hasta incluso nos hizo de Guía Turístico, micrófono en mano, y nos iba narrando los lugares por los que íbamos pasando. Sin comerlo ni beberlo nos dio una “master class” sobre la Cuenca del Nalón y Langreo (aunque no se le veía muy imparcial al hablar de según que cosas….) Así, poco a poco entre charla y charla y anecdotarío vario de nuestro amigo Juan Carlos sobre la “cara oculta” e “historia jamás contada” de la Cuenca del Nalón llegamos sin darnos cuenta hasta nuestro primer destino/parada. Y sí: como no podía ser de otra forma paramos a por la consabida dosis de cafeína para despertar y ponernos las pilas. El lugar elegido para desayunar en esta ocasión fue el Bar “El Balcón de Redes“, en Rioseco.

En esta ocasión nuestra compañera y amiga Sol-ete (¡qué es tan eficiente y servicial ella!) incluso había llamado a la gente del Bar avisando que íbamos a ir allí a desayunar. Afortunadamente nos atendieron bastante rápido. Yo opté por el clásico desayuno compuesto por: Café Mediano y Pincho de Tortilla.  Tras la ingesta de cafeína, cigarrito postdesayuno y demás tocó subir otra vez al Bus y continuar Ruta.

En este último tramo de Ruta autobuseril la carretera era bastante peor y bastante sinuosa con lo cual uno estaba ya deseando llegar y poder bajarse del Bus. Nuestro compañero Federico (aka* “Chencho”) lo pasó un poquito mal pues el pobre iba en la parte trasera del Bus y se mareó.

Por fin llegamos a nuestro destino y punto de comienzo de la Ruta: Bezanes. Juan Carlos nos dejó en una zona del pueblo que hay habilitada como Parking. Y ahora sí que sí nos tocaba coger Mochila, Bastones y demás y comenzar a caminar sí o sí. Por desgracia para nosotros tocó coger además el Paraguas y/o Chubasquero ya que desde el minuto cero la lluvia nos acompañó. :-(

Como no podía ser de otra forma, ¿sabéis cómo empezo nuestra Ruta…?, ¿queréis saber cómo era el primer tramo…? Pues no sigáis haciendo más cábalas que ya os digo yo como empezó la Ruta… Sí: empezamos caminado tó pa’ rriba por una “inocente” cuesta, que aparentemente no era muy dura pero era contínua y cada vez íbamos ganando más y más altura y pendiente. Es lo típico que te parece que no has subido demasiado pero te paras un momento, miras atrás y hacía abajo y te dices: “joer, pues con la tontería vaya lo que hemos caminado-subido…“. Pero nada, nosotros que somos muy agradecidos y poco quejicas subimos sin protestar (risas….).

Hay que comentar a nuestro favor que la Ruta estaba perfectamente definida y era una pista muy amplia estando en varios tramos incluso asfaltada, hasta el punto de ser perfectamente posible subir en coche desde Bezanes hasta el Refugio de Brañagallones (aunque subir con el Bus iba a ser más complicado pero bueno, podíamos habérselo dejado caer a Juan Carlos, ¡a ver si colaba…!) (Sin desmerecer a Juan Carlos él no sé si lo hubiera hecho pero nuestro amigo Murias seguro que sí) (risas) xD

A la mínima que pudimos los que íbamos más rezagados aprovechamos que había un pequeño mirador y allí que paramos para beber (¡agua!) y reponer fuerzas con la ayuda de Chocolate, Frutos Secos y Fruslerías varias) Pese a que el día no era precisamente luminoso luminoso que digamos también aprovechamos la parada para hacer las consabidas fotos de rigor y contemplar y disfrutar del paisaje. Mayormente el tipo de árboles que predomina en la zona son los Hayedos, aunque también hay Robles, Fresnos y Abedules. En algunos tramos también predominaban los Acebos (los cuales son usados como refugio por los Urogallos)

Tras ese pequeño “break” para reponer fuerzas emprendimos Ruta de nuevo y esta vez con mucha más fuerza y energía que poco duró puesto que la pendiente tó pa’ rriba parecía no querer abandonarnos. Como digo no es que fuera dura la subida pero sí constante. Por una parte se agradecía el tener una buena temperatura para caminar y no tener Sol porque esa Ruta con Sol y estando todo el camino despejado, sin apenas sombras, hubiera sido mortal de necesidad…. :-(

En mi caso al comenzar a caminar cuando puse el Chubasquero cometí el “error” de ponerlo por encima de la cazadora que llevaba con lo cual tenía “más capas que una cebolla”: camiseta, sudadera, cazadora y encima el Chubasquero con lo cual llevaba una sudada y efecto “sauna” considerable. Calculo que con la sudada que llevaba pude llegar a adelgazar entre 75-100 gramos (risas).

En otro punto del camino había otro pequeño mirador en el cual había un “panel-indicador” en el que se podían ver las fotos, nombres y descripción de la diferente fauna y vegetación que había en la zona.

A pocos km de llegar al Refugio hubo gente que no se atrevió a completar la Ruta y decidió dar la vuelta, aunque fueron muy pocos. Que yo recuerde: Tomi y Susana, Jim & Federico (aka “Chencho”) y poco más. Nuestro compañero Peico a puntito estuvo de dar la vuelta ya que tuvo problemas técnicos con las botas (que estrenaba en esa Ruta y que le estaban haciendo bastante daño) De hecho, como digo, hubo un punto del camino en el que dijo que no aguantaba más y que iba a descansar un rato y dar la vuelta, así que el pobre allí se quedó y yo seguí caminando.

Mientras subíamos nos encontramos con gente de la zona y otros excursionistas que bajaban. Les preguntamos cuánto nos quedaba para llegar y afortunadamente nos decían que ya nos quedaba poco: “una hora, más o menos…”. No nos engañemos: que alguien nos diga a nosotros que nos queda una hora es para preocuparse porque eso quiere decir que lo que para la gente “normal” supone una hora para nosotros supone “hora y media e incluso dos horas” a nuestro ritmo. Pero nosotros, que somos llamémosle valientes, llamémosle inconscientes, seguimos caminando sin protestar hasta que por fin llegamos a nuestro destino: el Refugio de Brañagallones. Como no podía ser de otra forma fui el último en llegar y a falta de Éncar (que no nos pudo acompañar en esta ocasión) llegué en la compañía de Adi la cual dejó bien alto ese merecido puesto de llegar si no en última posición sí de los últimos. Pero como dice un famoso proverbio gitano «Lo que cuenta no es el destino, sino el camino que se recorre» o dicho más fiSnamente: «La felicidad no está en el destino, sino en el camino»

Justo cuando llegamos Adi y yo al Refugio se producía un curioso efecto. A las Montañas que estaban al lado (que por cierto estaban nevadas) les estaba dando el Sol con lo cual al reflejarse sobre la nieve se producía un curioso contraste con la zona sombría de la Pradera. Hicimos un montón de afotos (que todavía no he visto) así que a ver qué tal sale ese efecto en las fotos y a ver sí se puede apreciar tal y como nosotros lo vimos in situ.

Cuando finalmente entramos Adi y yo al Refugio a comer eran las tres y cuarto. No controlé exactamente la hora a la que habíamos empezado a caminar pero calculo, asín a bote pronto, que tardamos algo más de tres horas y media. Bueno, vale… quizás más cerca de las cuatro horas que de las tres y media, pero teniendo en cuenta que el recorrido alguien “normal” lo hace en dos horas y media y viendo al ritmo que caminábamos nosotros y las paradas que hicimos para hacer afotos y demás tampoco estuvo tan mal, ¿no? (risas…) XD

Al entrar al Refugio había una primera zona, que por definirlo de alguna forma podemos decir que era una especie de Porche cubierto donde había mesas para comer y luego podías acceder a lo que era el Bar en sí. Como curiosidad decir que sí querías acceder al Bar tenías que dejar las Botas allí a la entrada y ponerte una especie de “zuecos” blancos de esos de “Relax” que usan en muchos gremios como en Hospitales, Centros de Salud, etc. A mí como no me apetecía descalzarme y tampoco accedí al Bar no los usé. Ni que decir tiene que ese fue el mejor momento de la Ruta: cuando llegas al destino y te puedes sentar a comer tranquilamente tu Bocata, y además “a techo”. Para más inri en el Refugio tenían una estupenda Chimenea la cual nuestro compañero y amigo Carlos se encargó de atizar y echar leña, así que allí estábamos todos en la gloria: bocata, buena compañía y encima al lado de la Chimenea. Vamos, que si nos dan Cerveza y Sidra  y en aquel entorno nos hubiéramos pasado allí toda la tarde “…tan agustito….” (qué diría Ortega Cano).

Lamentablemente a eso de las cuatro decidimos que era una hora muy prudente para abandonar aquel cómodo Refugio y zona de confort para continuar travesía y desandar lo andado. Y sí, digo desandar lo andado porque había que hacer literalmente otra vez el mismo recorrido aunque esta vez afortunadamente cuesta abajo. Esta vez parecía que doña Climatología nos iba a dar un poco de tregua y que el tiempo iba a estar mejor pero para nuestra desgracia al poco rato comenzó a llover de nuevo así que no dejamos de prescindir en ningún momento de Paraguas y/o Chubasquero.

Es curioso que el camino de vuelta aunque siempre es más fácil y debería hacerse más corto siempre te resulta más pesado y se te hace más largo. Como yo digo es como si “hubieran movido el pueblo de sitio” y lo hubieran puesto más lejos porque parecía que uno nunca acababa de llegar.

Y hablando de más curiosidades ayer parece que era el día de los “incidentes boteriles”. Yo me llevé un pequeño susto con mi Bota derecha. Pese a que debe tener poco más de un año se ve que la pobre está muy espabilada-desarrollada-avanzada para su edad. Hubo un momento en el que me di cuenta que la “criaturilla” estaba comenzando a “hablar”. Vamos, que dicho de otra forma la jodia se estaba empezando a despegar por la parte de alante y había una considerable separación entre bota-suela. ¡Anda, que… no había podido elegir otro momento para empezar a hablar….!. ¡No pudo esperar al verano  para que le hubiera pagado Academia y todo, o mejor aún esperar a Septiembre a que la hubiera matriculado en la Escuela de Idiomas para que además “hablara” Inglés o Alemán!, pero no… ella no.., ¡tenía que comenzar a hablar allí en medio de la Ruta! :-(

P_20170402_224527~1

A ratos temí por la integridad de mi Bota y me arrepentí enormemente de no haber mangado unos “zuecos” de aquellos que tenían en el Refugio, porque si hubiera llegado a despegarse la suela de la Bota completamente menuda gracia continuar caminando así. A una mala hubiera tocado atarla con algo y/o hacer algún apaño. El Peico me dijo que llevaba cinta aislante en la Mochila, así que alguna “ñapa” podíamos haber hecho. Afortunadamente la Bota aguantó y pude acabar la Ruta sin ningún tipo de incidente.

Cuando llegamos a Bezanes el resto del Grupo, como no podía ser de otra forma, nos  estaba esperando en el Bar “hidratándose” (o como diría alguien que yo me sé, y que es la más mejor amiga de Carlos: “perfumándose”) Para nuestra alegría y sopresa nuestra compañera y amiga Charo, la de José Alfonso, nos invitó y agasajó con una rica repostería casera que se había currado, como detalle del Cumpleaños de José Alfonso. ¡Mil gracias Charo por el detalle!, ¡toda la Repostería con la que nos agasajaste estaba exquisita! ;-)

Después del momento rehidratación-perfume-celebración nos subimos de nuevo al Bus (creo que debían ser sobre las 7 o algo así) ¡rumbo a Oviedo! Cuando llegamos a la altura de la zona del Entrego, Valle del Nalón nuestro autobusero Juan Carlos, micro en mano, nos siguió contando más “batallitas” e incluso nos llegó a contar el nombre del pueblo en el que había venido al mundo (risas) Por lo que se ve nació en el mejor pueblo de la zona: Portiella y se ve que cuando nació él rompieron el molde y no salió otro niño tan “guapo y tan rico” como él (risas). Además dicen las malas lenguas que hay hasta peregrinaje de gente que acude en la zona en Autobús para recorrer la zona del Valle del Nalón y que hay incluso una visita-parada a la casa donde nació Juan Carlos. (Se habla incluso de crear allí el “Museo del niño Juan Carlos”, el autobusero con más gracejo y esmero…. (risas) XD

Calculo que llegamos a Oviedo a eso de las 8. Y como no podía ser de otra forma un pequeño (pero bien avenido) Grupo nos fuimos a ese antro de perdición llamado “El Acebo”…que diga… “La Zapica“. Últimamente hemos establecido dicho sitio como lugar de celebración-ocio-esparcimiento para nuestros acalorados e intensos debates “científico-filosófico-literarios”. Esta vez nos costó ponernos de acuerdo sobre el tema a debatir y surgieron diferentes dudas. No sabíamos si optar por el clásico debate literario o aventurarnos y establecer un debate más técnico-científico. Principalmente los temas que se pusieron sobra le mesa como posibles elementos de debate fueron:

- “El Garcilasismo” como uno de las  principales corrientes de la Poesía de la postguerra civil española.

- “El Movimiento Cinético: ¡ese gran desconocido!”.

Como el debate fue tan acalorado y hablamos tanto, las cuerdas vocales se acabaron resintiendo asín que por supuesto nos tocó “hidratarnos-perfumarnos”. Y para vuestra desgracia: ¡hasta ahí puedo leer!. Porque como digo siempre lo que pasa en “El Acebo” se queda en “El Acebo”…. esto…. lo que pasa en “La Zapica” se queda en “La Zapica”…. ;-)

A modo de resumen general sobre el sábado en sí  pues como casi siempre pudimos disfrutar de un buen día, de buena compañía. Pudimos conocer un poco más de “mundo” gracias a la a veces ingrata y casi invisible labor de ese impagable Comité de Rutas.

¿Que fue una pena el día y que con un día de Sol lo hubiéramos disfrutado más? Pues sí. ¿Que si no hubiéramos tenido una Primavera tan tardía a esas alturas del año los árboles tendrían que haber estado más floridos y el paisaje sería mucho más bonito? Pues también. Pero yo al menos doy por bueno el día que pasamos y lo disfruté un montón y espero, esperamos, que todos vosotros también.

Gracias como siempre por acompañarnos una vez más, por vuestra grata compañía, por vuestra paciencia, por vuestro buen humor y buena disposición y porque todos vosotros SUMÁIS AL GRUPO.

¡Nuestro “Grupo de Diversificación” y todo el trabajo que algunos realizamos no sería lo mismo, y no tendría ningún sentido, sin vosotros y sin vuestra Compañía!

Antes de que se me olvidé, aprovecho para mandar un afectuoso y cariñoso saludo para Sol-ete que por “problemas de Agenda” en esta ocasión no nos pudo acompañar. Sol-ete: que sepas que te echamos muchísimo de menos durante la Ruta y también en nuestro “Debate Científico-Literario” en “La Zapica”. Y en especial Carlos y yo te echamos mucho mucho pero que mucho mucho de menos en el Bus, a la hora de cobrar los 10 Euritos de rigor… Somos tan “inútiles” que entre los 2 tuvimos que hacer el trabajo que tú haces. Gracias por tu labor y por todas las gestiones y labores que haces. ;-)

Pues nada, esto ha sido a grosso modo lo que dio de sí el día de ayer (siempre por supuesto bajo mi particular punto de vista)

Si queréis comentar, desmentir, ampliar algo o lo que sea, ¡ya sabéis!: estáis invitados a comentar lo que os parezca.

LibroVisita

Recordad además que por cada visitante que se pase por esta Crónica y no comente nada morirá un inocente gatito:

Gato-Suicida

¡Gracias & Saludetes! ;-)

 * a. k. a., siglas de la frase en inglés also known as (‘también conocido como’), que se emplea para indicar el alias por el que se conoce a una determinada persona, obra de arte, evento, etc

Pd. Otra curiosidad más: ayer debido a la lluvia y al “ansia” que la gente tenía por empezar a caminar NI SIQUIERA NOS HICIMOS LA TÍPICA AFOTO DE GRUPO. :-(

Pd. 2. No sé qué tal habéis amanecido vosotros el domingo y si habéis tenido alguna molestia, agujeta o similar. Yo cuando me levanté “aparentemente” estaba bien, sin ninguna secuela-agujeta. Pero después de haber estado dos horas sentado frente al Ordenador escribiendo el “borrador” de esta pseudoCrónica al levantarme noté los efectos. Digamos que me costaba un poquito caminar. ¿Os acordáis aquel mítico anuncio navideño que decía: “las muñecas de Famosa se dirigen al Portal…” en el que las muñecas caminaban toas tiesas?. Pues igual de rígido he estado yo el día de hoy, hasta que calentaba un poco y cogía carrerilla… XD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>