Ruta 81. Séptima Temporada, 2016/17: “Cotobello – Collanzo” – 29/04/17

CotoBello- (33)

Hola Babelianos y Babelianas, buenos días/tardes/noches nos dé dios:

A continuación vamos allá con lo que dio de sí nuestra última Ruta, que lleva por nombre desde Cotobello a Collanzo.

Pues esta vez podría empezar diciendo que el Sábado empezó con el estridente sonido del despertador pero no, esta vez no: yo le gané al despertador y me levanté antes de que sonara. Me dio tiempo a prepararme y desayunar tranquilamente. Cogí los bártulos y me dispuse a subir hacia la Escuela con tan buena suerte que me encontré por el camino a Luis y Carmen, con lo cual me ahorré un trozo de cuesta. ¡Gracias chicos! ;-)

Cuando llegamos a la Escuela ya estaba el Bus y había ya buena parte del Grupo ya esperando. Esta vez nos volvió a acompañar el AutoBusero “suplente”: Corsino.

La idea, tal y como os comentaba por Correo era celebrar la “Feria de Abril”. En mi caso como no era plan salir de casa “caracterizado” y subir con esas trazas por toda la cuesta de El Cristo me “caractericé” al llegar al Bus. Podemos decir que iba “arreglad@ pero informal….” (risas)

Como nota “negativa” dar un tirón general de orejas al Grupo: sois cada vez más sosainas. Ni un triste sombrero andaluz, nada de faralaes, ni siquiera un clavel reventón…. Nada, de nada, de nada…¡quién os/nos ha visto y quién os/nos ve! Pero bueno, no pasa nada: lo mejor estaba por llegar….

Cuando subimos al Bus le entregamos a Corsino un CD con Sevillanas para amenizarnos la travesía. Y entre charla y charla, entre fandango y fandango y bulería bulería («tan dentro del alma mía…», que diría Bisbal) llegamos al que sería nuestro primer punto de parada que como no podía ser de otra forma sería para tomar nuestra dosis de cafeína, pincho y/o fruslerías varias. En este caso el punto de parada fue MOREDA. Para desayunar nos desperdigamos en varios bandos. En mi caso no sé si por comodidad y/o por inercia opté por desayunar en el Bar que nos pillaba más cerca. Era un típico Bar de pueblo de toda la vida con la típica camarera de Bar de pueblo de toda la vida. El Bar de Maruja  se llamaba (de Maruja BAYÓN, para más señas). Por cierto, el nombre de Maruja le venía ni que pintao…

Pues bien, al entrar al Bar de Maruja en la pequeña terraza que tenían fuera había un hombre que al vernos entrar se quedó un poco como en estado de “shock”. Bueno, vale, vale… lo reconozco: no fue al vernos entrar sino que fue al verme entrar a mí con aquellas trazas.  A partir de ahora cuando hable de y/o quiera referirme a este hombre en cuestión lo haré como “el hombre en estado de shock“.  Pues bien, “el hombre en estado de shock” se me quedó mirando de arriba a abajo, como si estuviera haciéndome una “radiografía” y tal y como su nombre indica digamos que estaba en un estado mezcla de shock-asombro-sorpresa-confusión mental-catalepsia, etc, etc, etc. Total que el hombre se dirigió  a mí y me dijo: «lo siento, pero no lo he podido evitar» y acto seguido me dio la mano y me saludó efusivamente.

Ya por fin dentro del Bar opté por el clásico y socorrido desayuno de Café Mediano + Pincho de Tortilla. Me senté en una mesa junto a Pedro (el de Belén) y junto a Belén (la de Pedro). Mientras estábamos desayunando vino de nuevo “el hombre en estado de shock” y se plantó allí de pie frente a mí, se me quedó mirando y de nuevo me saludó efusívamente dándome un fuerte apretón de manos. Tuve que aclararle a Belén que yo a ese hombre ni le conocía de nada ni le había visto en la vida. Cuando acabé de desayunar salí fuera a fumar y estábamos charlando un montón de gente del Grupo formando una especie de círculo. Pues bien, “el hombre en estado de shock” ni corto ni perezoso se puso allí de pie junto a nosotros a la izquierda de Carlos como si nos conociera de toda la vida. Carlos al verlo allí de pie a su lado quedó un poco sorprendido. A los pocos minutos “el hombre en estado de shock”, al que no parecía interesarle para nada nuestra conversación (o quizás ni se enterara de qué estábamos hablando) de nuevo se me quedó mirando de arriba a abajo y sacó su móvil. Yo adelantándome a lo que suponía me iba a pedir-preguntar le dije: «si sí, no te preocupes que me hago una foto contigo…» Así que dicho y hecho, no sé si hice bien o hice mal me hice una foto con “el hombre en estado de shock”. Luego charlando con Carlos creo que a los dos nos había quedado claro que “el hombre en estado de shock” debió salir el viernes noche y todavía no se había acostado porque estaba en un estado un poco peculiar y quizás tuviera una visión distorsionada de la realidad (risas). Parecía que se hubiera pasado una semana loca de fiesta y sin dormir en Ibiza… XD

Yo creo más bien que “el hombre en estado de shock” al verme con aquellas trazas debió pensar que estaba teniendo visiones-alucinaciones y que debió pensar incluso plantearse hasta en dejar la bebida y maldecir el puto “garrafón” y abandonar su loco estilo de vida… De hecho quizás cuando leáis estas líneas seguro que ese hombre en estado de shock ya ni se acordará de mi persona.  Y mucho menos se atreverá a contarlo a sus amigos porque le tacharían de loco. No obstante en esta ocasión tiene a su favor la foto que me hice con él. Pero se me antoja que cuando vea esa foto en estado de plena consciencia igual incluso va a ser peor porque “el hombre en estado de shock” va a comenzar a maquinar y a preguntarse: «¡qué heavy, qué heavy, qué heavy…!, ¡vaya peo que me pillé yo ayer…!, ¡qué coño bebí yo ayer y cómo coño acabé en Sevilla porque no me acuerdo de nada…!»

En fin estoy seguro que no me estará leyendo pero si fuera el caso un saludo desde aquí para “el hombre en estado de shock” (risas)

También comentar que durante el rato ese que estábamos allí charlando afuera en la calle, frente al Bar de Maruja, otro hombre que entraba a otro Bar que había allí cerca casi se come la puerta al quedarse mirando para mí. Frente a nosotros también teníamos un Centro de Salud y había unos médicos que debían de ser del SAMUR que entraban con su maletín en mano y también fliparon al verme vestido con aquellas trazas…Hasta la propia Maruja se dirigió a mí para decirme que yo estaba muy “guap@”. Le iba a contestar un “¡gracias corazón!” y darle dos besos pero yo que soy una persona prudente opté por contestarle con un simple “gracias”.  Por cierto la señora Maruja era una señora bastante “peculiar” (risas)

Tras la pausa en Moreda subimos de nuevo al Bus y  continuamos Ruta hasta el que sería nuestro punto de Partida: COTOBELLO. Comentar que por fortuna y pese a los pronósticos más pesimistas el día pintaba muy bien, climatológicamente hablando. De hecho yo comencé la Ruta en manga corta (y me hice toda la Ruta en manga corta) Incluso podría haberla hecho perfectamente con unas Bermudas bajo el vestido (¡qué mal suena eso, jajaja!)

El recorrido que nos tocaba hacer era el siguiente:

image

Como veis la Ruta no parece demasiado difícil, al menos a nivel teórico y asín vista sobre el papel, aunque algún pequeño tramo de los “tó pa’bajo” era un poco “toca coj**es”…

Nos hicimos la consabida afoto de Grupo y sin más comenzamos a caminar. Lo dicho, Ruta bastante asequible aunque para empezar, y para variar, con algún pequeño tramo de cuesta tó pa’rriba pero facilita. El camino pese a no estar señalizado propiamente dicho sí que era bastante intuible ya que había pistas bastante anchas y definidas. La única “pérdida” era coger un camino más largo o más corto y rodear más o rodear menos. Pero ya sabemos que al final todos los caminos llevan a Roma.

El caso es que llegó un punto en que los Expertos del Grupo en “RCSAC” (Rutas, Caminos, Senderos, Atajos y Caleyas) nos comentaron que los que quisieran ir al Pico “La Texera” debía seguir el camino de arriba y los que no debían tirar por el camino de abajo. Yo en ese momento iba con Mapi y todavía no sabemos muy bien ni cómo ni por qué acabamos yendo por el camino de arriba para subir al Pico. Como dice Mapi creo que nos pillaron con la “defensa/guarda bajá” y se aprovecharon de nosotros y nos engañaron para caminar hasta el Pico. (Eso o nos echaron “droja en el Cola Cao”, en nuestro caso en el Café)

Pesé a que algunos estuvimos a punto de tomar un camino “alternativo” y ni ir ni con los de arriba ni ir con los de abajo nuestro compañero y sin embargo amigo Ángel nos guió y nos recondujo para con el resto de la manada.  ;-)

Como decía el día climatológicamente hablando era bueno, más que bueno casi casi perfecto sobre todo para caminar. Era un día bastante luminoso, con Sol y encima había algo de viento-brisa lo cual a la hora de caminar se agradecía un montón. Gracias a ese buen tiempo pudimos disfrutar de la Ruta en su máximo esplendor y divisar un bonito paisaje y ver los diferentes Montes, Picos y Montañas que había a nuestro alrededor. Un paisaje sin duda espectacular. Además resultaba paradójico tener un día tan bueno, caminar por un terreno perfectamente seco pero tener allí cerquita, casi casi al lado, Montañas nevadas. Por el camino que nosotros seguíamos se podían ver pequeños restos de nieve, neveros, que eran casi casi aneSdóticos. Eran bastante pequeños y tan sólo podían verse en algunos de los recovecos más sombríos. Evidentemente con ese día y con esos paisajes pudimos hacer fotos a tutiplén y fotografiar todo lo habido y por haber.

Por fin llegamos al punto en el que tocaba subir al Pico. Gracias a los sabios consejos de Ángel optamos por dejar las Mochilas allí en una pequeña explanada antes de subir ya que el camino hacia el Pico era bastante angosto y lleno de maleza y de esa forma pudimos subir más cómodamente. Yo para no andar quitando el vestido opté por “anudarlo” y hacerme una suerte de “recogido” para no engancharlo entre la maleza. Cuando llegamos arriba vi que había un montón de gente que ya estaba comiendo el Bocata. Estuve a punto de decirles que qué hacían comiendo ya el Bocata si todavía era la una y media pero por suerte antes de hablar me di cuenta que aquella gente, que eran como unas 20 personas o más NO eran de nuestro Grupo… El caso es que esa gente al verme coronar el Pico y llegar así vestido, “arreglado pero informal”, como que alucinaron un poco, jajaja. Incluso alguien de ese Grupo me preguntó que qué apuesta había hecho y perdido para ir de aquella guisa por el Monte (risas…) XD

Una vez disfrutado de las vistas desde el Pico otra vez tocaba bajar y continuar Ruta. Y así sin darnos cuenta y entre fotos, risas y disfrute del paisaje nos dimos cuenta que con la tontería eran ya las tres y media… así que optamos por pararnos a comer en un pequeñito prao-explanada que encontramos. Mapi desplegó su chubasquero a modo de mantel y para evitar que yo tuviera que pagar luego tintorería para el vestido me invitó a compartir chubasquero-mantel. Así, allí sentados junto con el resto de gente que nos acompañaba en ese momento, comimos el Bocata divinamente. Para estar más cómodos todavía Mapi tuvo la genial idea de que nos sentáramos “espalda contra espalda” (y no, aunque lo parecía no estábamos enfadados….) Después del Bocata y aprovechando los Rayos del Sol y que estábamos “tan agustito” (que diría Ortega Cano) aprovechamos que estábamos espalda contra espalda para darnos un masaje lumbar-vertebral espalda contra espalda. Ese masaje vertebral dio lugar a que Adi captase una bonita estampa  con su móvil de ambos dos en pleno “extásis post masaje vertebral”. Estábamos allí tan agustito y tan relajados que a mí hasta se me llegó a dormir la pierna con lo que me costó un poco volver a incorporarme y ponerme de pie.

Tras la Comida proseguimos Ruta, tranquilamente y disfrutando del paisaje. Hubo un momento en que cayeron cuatro gotas (casi casi literalmente) pero por fortuna todo quedó en un pequeño “amago de” y el buen tiempo siguió acompañándonos durante todo el camino.

Cuando llegamos al “pueblo ese de los Orcos” (vale, vale… se llama Conforcos pero como nunca me acordaba del nombre siempre le llamaba “el pueblo ese de los Orcos”) vimos que había un Bar. De buena gana hubiéramos parado a tomar una cervecita pero temimos que el tiempo cambiara y comenzara a llover y decidimos proseguir Ruta. Seguimos caminando y llegamos al que supongo que sería el pueblo de “Llamas” que transcurría en gran parte sobre la senda de un río. Nos paramos a ver una pequeña Iglesia que había y a descansar un poquito. Tuvimos tan buena suerte que cuando estábamos dentro de la Iglesia llegó una Furgoneta pitando. Era “el camión de los helados”. Asín que ni cortos ni perezosos nos fuimos a comprar el típico helado de Cucurucho. A mí me podía más la sed que el helado así que opté por comprarme un botellín de agua (que casi casi me bebí de un trago) Tras ese pequeño momento pausa-refrigerio dimos el último empujón final para llegar a nuestra meta: COLLANZO.

Cuando llegamos al pueblo, a COLLANZO, casualmente vimos que el resto del Grupo que había llegado antes que nosotros nos estaba esperando en un…. (como no podía ser de otra forma) en un BAR. Bueno, en realidad en dos Bares, uno enfrente del otro. Allí estaban todos tan cómodamente rehidratándose con Sidra y Cerveza, sentaditos en la terraza. Cuando yo llegué nuestra compañera y sin embargo amiga Elena Moro me obsequió con un vaso de Sidra (¡qué me supo a gloria, fresquita fresquita…!) Yo también opté por rehidratarme y me pedí una Cerveza que degusté cómodamente en la Terraza. Como ya estábamos todos juntos y nuestro autobusero de guardia, Corsino, ya nos estaba esperando, subimos al Bus (a eso de las seis y cuarto) y emprendimos viaje rumbo a Oviedo.

A modo de resumen podemos decir que afortunadamente y gracias doña Climatología pudimos disfrutar de una excelente Ruta, con excelentes vistas y con lo mejor de todo: vuestra EXCELENTE COMPAÑÍA. Pese a que hubo gente que se dio de baja antes del viernes (no sabemos si por cobardía ante las amenazas del tiempo o por incompatibilidad en sus Agendas)  y hubo ausencias a las que echamos en falta, al final éramos más de 40 personas en el Bus. Sin hacer de menos a nadie hubo una ausencia que se hizo notar especialmente y a la que creo que todos echamos en falta: a nuestra compañera y sin embargo amiga SOL-ETE que por voluntades ajenas a su causa (o viceversa) finalmente no nos pudo acompañar.

Por cierto, gracias desde aquí a Lysbeth y a Lucía por hacer las funciones de Sol-ete a la hora de cobrar en el Bus. ;-)

Al llegar a Oviedo, y como no podía ser de otra forma, un nutrido y “selecto” (risas) grupo de gente nos fuimos a rehidratarnos….esto… a debatir….al que se ha tornado nuestro punto de encuentro y recogimiento: la Sidrería “LA ZAPICA”. Esta vez el tema a debatir iba a ser el fundamentalismo del NEOCLASICISMO sobre la razón frente al enfoque más espiritual, individualista y revolucionario del ROMANTICISMO. Y claro, ni que decir tiene que fue tan intenso y acalorado el debate que tuvimos que rehidratarnos para poder aguantarlo. Estábamos tan agustito que allí que nos tiramos unas 3 horas debatiendo y rehidratándonos tan ricamente….

Y no, no, no… no me preguntéis cuáles fueron las preguntas y puntos exactos que se trataron en el Debate porque NO os los puedo contar. Porque ya sabéis que lo que pasa en LA ZAPICA se queda en LA ZAPICA (donde por cierto, una vez más nos trataron estupendamente)

Gracias a todos una vez más por acompañarnos, por vuestra paciencia y por vuestro sentido del humor. ;-)

Nos vemos en la próxima Ruta (que ya estamos preparando).

Gracias & Saludetes. ;-)

José Manuel.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>